La ley prevé la existencia de un permiso retribuido cuando el empleado debe cumplir una obligación inexcusable de carácter público y personal, y esto genera controversias con los empleados.

 

Inexcusable. La ley prevé un permiso retribuido para cumplir un deber inexcusable de carácter público y personal (es decir, un deber cuyo incumplimiento puede acarrear algún tipo de responsabilidad y que no se puede ejercer a través de un representante o sustituto). Además, no establece ningún tiempo mínimo ni máximo de disfrute (su duración será por el tiempo necesario para el cumplimiento del deber).

Supuestos más habituales

Donación de sangre. El tiempo necesario para efectuar una donación de sangre se considera como cumplimiento de un deber de carácter público y personal, por lo que su trabajador puede coger un permiso retribuido para ello.

Juicio o jurado. Ser seleccionado como miembro de un jurado en un juicio da derecho a un permiso retribuido, siempre que el afectado no esté incurso en causa de incompatibilidad o prohibición, o pueda excusarse por las causas previstas legalmente. Lo mismo sucede si el trabajador es llamado a declarar a un juicio, bien como acusado o testigo: acudir es un deber inexcusable tanto en los juicios penales como civiles y laborales, por lo que el permiso será retribuido.

Elecciones. Si su trabajador es nombrado presidente, vocal, interventor o apoderado de una mesa electoral, tiene derecho a un permiso retribuido de un día de duración (la jornada completa). Además, si también trabaja el lunes (el día siguiente a las elecciones), ese día debe concederle una reducción de cinco horas de su jornada (salvo a los apoderados, que no tienen derecho a esa reducción). Además:

  • Los empleados que el día de las elecciones trabajen tienen derecho a un permiso retribuido para poder votar de duración variable, según las horas que coincida su jornada laboral con las de apertura del colegio electoral (el número varía desde ninguna hora de permiso a cuatro horas, y las decide cada comunidad autónoma).
  • Los trabajadores que son citados como suplentes tienen derecho a un permiso retribuido para presentarse a la hora a la que han sido citados. Si al final no son necesarios, tienen que volver a su puesto de trabajo.
  • Si alguno de sus trabajadores vota por correo, tiene derecho a un permiso retribuido por el tiempo necesario para realizar ese trámite.

Supuestos en los que no opera el permiso retribuido

DNI o pasaporte. Su empresa no debe conceder permiso retribuido (salvo que su convenio diga lo contrario o si lo pacta con su trabajador):

Si su empleado debe acudir a una inspección fiscal (ya que puede acudir un representante).

Visita médica de hijos. En principio, es razonable entender que en estos casos no existe derecho a permiso retribuido (el permiso por enfermedad no regula este supuesto). No obstante:

  • Alguna sentencia considera que debe concederse, ya que acompañar a un hijo al médico forma parte de la obligación genérica de cuidar a los hijos prevista en la ley.
  • Otras sentencias, en cambio, consideran que esta situación no constituye un deber inexcusable. Por tanto, hasta que el Supremo no se pronuncie, conceda el permiso como “no retribuido”, solicitando al trabajador que recupere el tiempo invertido.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere estar al corriente de las novedades más relevantes para su negocio? Totalmente gratuita.

¡Te has suscrito con éxito!