El término de “Smart Contracts” fue acuñado en 1994 (mucho antes que el nacimiento de la tecnología blockchain) por el jurista y criptógrafo informático Nick Szabo: un software informático programado para ejecutar automáticamente los acuerdos de un contrato.

¿En qué se diferencian con los contratos tradicionales?

En una contratación tradicional, las partes formalizan los acuerdos pactados en documentos públicos o privados para dejar constancia de la celebración y poder exigir su cumplimiento en sede judicial o arbitral de ser el caso.

.La contratación vía smart contract requiere de un programador informático y, de ser el caso, el respaldo de un abogado para incorporar la prosa legal al código informático. Una vez codificados, los acuerdos se ejecutan automáticamente según lo acordado.

¿Por qué se implementan en una blockchain?

Los smart contracts se hicieron más conocidos a partir de su implementación en redes blockchain debido a que amplían su campo de aplicación y funcionalidad al permitir:

  • Reducir considerablemente la posibilidad de incumplimiento.
  • Evitar que se modifiquen de forma unilateral los términos de un contrato ya que se encuentran en un registro inmutable.
  • Prescindir del sistema judicial para exigir el cumplimiento de las obligaciones pactadas.
  • Otorgar mayor transparencia y velocidad a las transacciones.

 

Un Ejemplo simple:

Se celebra un contrato de crédito para la compra de un vehículo y se codifica en un Smart Contract:

  • Si el cliente cumple con el pago del crédito: el auto estará a su entera disposición
  • Si el cliente deja de pagar el crédito: el auto dejará de encender o simplemente no funcionará

¿Cómo se verifica el cumplimiento de obligaciones en un smart contract?

Tratándose básicamente de un programa informático, los smart contracts por sí solos no puede verificar el cumplimiento de obligaciones.

Para ello, se valen de oráculos (oracles, en inglés) cuya función principal es portar información del mundo externo a la red blockchain y viceversa.

Los oracles pueden darse en forma de software (recolectando información de Internet), en forma de hardware (como sensores que recogen información del espacio físico) o como un tercero de confianza; además, deben ser validados antes de integrarse a la red y activar smart contracts.

Regresando al Ejemplo anterior:

 Limitaciones actuales de los Smart contracts

No todo es color de rosa en la contratación vía Smart contracts ya que por el momento presenta las siguientes limitaciones:

  • El lenguaje legal necesita ser flexible y genérico para poder abarcar situaciones imprevistas, mientras que el código informático sigue la lógica condicional de: «si ocurre (x) entonces haz (y)» además de basarse en categorías bien definidas y métodos precisos.
  • No se toma en cuenta la posibilidad de incumplimiento por caso fortuito o fuerza mayor.
  • Costos de transacción: se necesita de un programador informático y el pago de una tarifa a los nodos que validan los bloques en una blockchain.
  • Posibles errores de programación.

 

Los Smart Contracts se extienden mucho más allá de la contratación

Los smart contracts pueden ser utilizados para crear una Organización Autónoma Descentralizada (DAO, por sus siglas en inglés) controlada única y exclusivamente por redes incorruptibles compuestas de smart contracts que determinarán las reglas y permitirán a la organización interactuar con humanos como si se tratara de una persona jurídica.

Por supuesto, estas organizaciones por el momento no se encuentran reguladas en ningún país del mundo y es un verdadero desafío para los gobiernos que buscan hacerlo ya que se trata de una forma disruptiva de formar organizaciones.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere estar al corriente de las novedades más relevantes para su negocio? Totalmente gratuita.

¡Te has suscrito con éxito!