El pasado 11 de octubre entró en vigor la Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude con el propósito, entre otros, de combatir el llamado software de doble uso, que permiten llevar una doble contabilidad y que ya está prohibido en España. Los autónomos y los pequeños comercios tendrán que decir adiós a la caja B y rehuir de los sistemas utilizados para solapar transacciones.

La reivindicación de los inspectores de hacienda ha sido histórica y recurrente. Entre otras declaraciones, afirman que gran parte del colectivo de los autónomos confiesa “sorprendentemente” ingresos inferiores a los que declaran los asalariados y pensionistas. Desde hace años han manifestado la necesidad de controlarlo y, ahora según dicen, “Por fin hay un compromiso para la estimación de la economía sumergida”.

Su utilización, siempre ha sido ilegal, pero el procedimiento sancionador requería constatar el uso indebido. Actualmente las cosas han cambiado, el fisco ataja el problema de raíz: la simple tenencia de sistemas informáticos que no estén debidamente homologados es suficiente para vaciar los bolsillos de contribuyentes avispados o despistados.

Las sanciones pueden llegar a ser muy duras en función del tipo de delito cometido. Hasta 50.000 euros por no disponer de la certificación homologada correspondiente o 150.000 por la ocultación de ingresos.

 

Remisión automática de tiques

Uno de los propósitos de la Administración, entre otros de mayor calado, es vincular las ayudas del Kit Digital a desarrollar sistemas que permitan la remisión automática de los tiques del profesional. La intención es la de habilitar un procedimiento para pymes parecido al vigente desde 2017 (SII- Sistema Inmediato de Información) para empresas con una facturación superior a 6 millones de euros.

Los territorios forales ya lo están haciendo mediante el denominado TicketBAI. TicketBAI permite a las Haciendas Forales controlar todas las facturas que se emiten en la región, sobre todo las de aquellas actividades que normalmente se cobran en efectivo y se utilizará para facilitar a los contribuyentes el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Se trata de un nuevo modelo fiscal que controla la facturación en tiempo real y que cambiará el futuro de pequeñas empresas y autónomos.

Va dando pequeños pasos, casi sin hacer ruido, pero ya está en marcha. El espejo en el que se mira es el SII, el Suministro Inmediato de Información, que afecta a grandes empresas y a través del cual se controla el 75% de las facturas de tres cuartas partes del IVA de todo el país, que corresponde a las grandes empresas. Y con un incremento notable en la recaudación desde su puesta en marcha.

¿Cómo funciona el control de facturación en tiempo real?

El sistema lleva a cabo un encadenamiento de las facturas, firmadas electrónicamente, lo que impide que estas se manipulen o se borren. De esta manera, se garantiza la autenticidad, integridad, trazabilidad e inviolabilidad de los registros informáticos.

 

SUPONE UN SISTEMA MUY EFECTIVO PARA EVITAR FRAUDES Y TENER MÁS CONTROL SOBRE LA FACTURACIÓN

Además es necesario que el sistema de facturación genere la factura con todos los datos necesarios, donde se incluyen dos campos nuevos, un código identificativo TBAI y un código QR.

 

Se debe elaborar y envío de un fichero con la información de la factura y una huella que identifique el dispositivo, programa y usuario. Se generará un fichero único por cada factura y se enviará a Hacienda en los plazos y de la forma que se determine, entre dos y cuatro días, similar al SII.

La cuestión fundamental es que la puesta en marcha de Ticket BAI y la obligación de las empresas en el País Vasco supondrá un gran experimento y un aprendizaje sobre como acometer un cambio tan complejo como éste. Pero si los resultados son buenos, lo que implica una mayor recaudación, supondrá que la Agencia Tributaria no tardará en imitar el modelo.

Desde ASICConsultores, consideramos que la Administración dará el paso más pronto que tarde, ya que van a querer utilizar fondos europeos para la digitalización, un caramelo en forma de ayudas para endulzar el cambio que afecta a pymes y autónomos. Unas ayudas que serán muy necesarias para cubrir las inversiones que muchas empresas, sobre todo las más pequeñas tendrán que realizar para poder adaptarse al sistema.

 

¿Cuándo se prevé que pueda ser aplicable?

Evidentemente hablamos de un proyecto de Real Decreto y será su publicación en el BOE la que marque esta circunstancia, pero la entrada en vigor contemplada en el mismo contempla:

 

  • Para productores y comercializadores de los sistemas informáticos, el día siguiente de la publicación en el BOE de este Reglamento.

En el caso de empresarios obligados que deban utilizar los sistemas informáticos de facturación, deberán tenerlos operativos adaptados a las características y requisitos establecidos en el Reglamento a partir del 1 de enero de 2024.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere estar al corriente de las novedades más relevantes para su negocio? Totalmente gratuita.

¡Te has suscrito con éxito!