Su empresa tiene que renovar parte de su maquinaria y ha recibido ofertas de dos proveedores. En la situación actual se decanta por la opción más barata, pero la otra tiene un consumo de energía inferior. ¿Cómo saber qué le interesa más?

Maquinaria. El rendimiento de las máquinas ofertadas es similar, por lo que, en principio, usted parece decantarse por la más barata. Sin embargo, las máquinas más económicas tienen un consumo superior, de modo que lo que va a ahorrarse en el precio lo acabará pagando en un mayor coste energético. Analicemos como realizar la comparación para determinar la alternativa más barata.

 

Desembolsos y entradas

Comparativa. Lógicamente, lo que debe hacer es comparar el mayor desembolso actual con los ahorros en la factura de energía que obtendrá en el futuro, para saber si le compensa la opción por las máquinas más eficientes. Pero no basta con sumar estos ahorros futuros. Debe “traerlos” a fecha actual, aplicando un tipo de interés: no es lo mismo disponer del dinero de aquí a un tiempo que disponer de él de inmediato.

 

Actualización. Lo mejor es hacer esta actualización aplicando sobre los ingresos futuros el tipo de interés que le cobra el banco por sus préstamos (de forma que el valor actual más los intereses calculados a dicho tipo supongan la cifra que cobrará en el futuro). En definitiva, si no dispone de dinero hasta de aquí a un tiempo, tendrá que solicitarlo al banco, pagando dicho tipo de interés. La comparación, entonces, deberá hacerse entre las dos magnitudes siguientes:

 

  • El mayor desembolso actual (deberá restar, en su caso, las subvenciones o incentivos fiscales por comprar máquinas más ecológicas).
  • Los ingresos futuros, actualizados al tipo de interés antes indicado.

Ejemplo

Máquinas. Tras analizar las características de las máquinas, con las más eficientes se conseguirá un ahorro anual de energía de 6.000 euros durante diez años (vida útil de las máquinas). Como contrapartida, el sobreprecio es el siguiente:

 

  • Situación 1. El sobreprecio a satisfacer es de 60.000 euros, aunque su comunidad autónoma establece una subvención de 10.000 euros.
  • Situación 2 . El sobreprecio es de 40.000 euros, sin subvención alguna.

 

 

Consideramos que la subvención se cobra al cabo de un año de haber realizado la inversión.

Ahorros de energía en los próximos diez años.

Actualización efectuada al tipo del 5%.

 

Ahorro.

En la situación 1 no sale a cuenta invertir más en las máquinas más eficientes, pues los ahorros futuros no alcanzan el mayor desembolso actual. Apunte. Pero en la situación 2 la conclusión es la contraria: los ahorros futuros compensan el mayor desembolso actual.

 

Conclusión.

Si se plantea invertir más ahora a cambio de obtener ahorros en el futuro (porque la maquinaria es más eficiente, por ejemplo), compare si esos ahorros bastan para compensar el mayor desembolso.Para ello, actualice a valores de hoy dichos ahorros futuros aplicando un tipo de interés equivalente al que le cobra el banco por los préstamos que su empresa le solicita.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere estar al corriente de las novedades más relevantes para su negocio? Totalmente gratuita.

¡Te has suscrito con éxito!