Nuestro Blog

Desde ASIC Consultores nos comprometemos en ofrecerles a nuestro clientes contenido de calidad, auténtico y veraz.

Crisis, cambio, y algunas reflexiones sobre I+D+i

Hace casi un año el mundo colapsó, y las reglas sanitarias, de convivencia y económicas se han visto profundamente alteradas. Tres son las ideas que quiero enlazar y compartirles:

1. La crisis funciona como combustible de la imaginación y de la innovación.

La crisis que estamos viviendo supone un gran desafío para las empresas. En estos meses, en nuestro Despacho (ASIC CONSULTORES), hemos visto como las empresas han reaccionado de una manera excepcional a un entorno muy complejo. Prácticamente sin ayudas directas desde el sector público, los empresarios lejos de quedarse parados viendo venir al Tsunami, llevan casi un año innovando, adaptándose a nuevas circunstancias, e incluso generando nuevas oportunidades.

Somos un país con grandes inseguridades y nos cuesta reconocernos y ponernos en valor.

Acabemos con esto, España es creatividad. Y la creatividad es fundamental en la innovación, que consiste en llevar una idea desde la incepción hasta el impacto.

Los empresarios lejos de esperar que los políticos mejoren la situación actual, están aplicando toda su creatividad en el desarrollo de la actividad empresarial.

Esta crisis está acelerando algunas tecnologías, que se sitúan en el presente del ecosistema empresarial: Inteligencia Artificial, Analítica de Datos, Blockchain, Computación en la Nube o el Internet de las Cosas. Veo a los empresarios enfocados en estas nuevas herramientas. Parece que vendrá de Europa mucho dinero, que esperemos se canalice de forma adecuada por los poderes públicos. Pero tengo claro que toda esta tecnología tiene que ir acompañada de lo que los españoles mejor sabemos hacer: crear, imaginar, adaptar las herramientas empresariales, la tecnología para crear nuevas soluciones.

2. Haciendo I+D+i de forma natural.

Los empresarios, en esta vorágine por adaptarse a la nueva realidad, están explorando nuevos caminos que les acerca más que nunca al I+D+i (Investigación y Desarrollo e Innovación Tecnológica).

Siempre que un empresario, venía al Despacho y la conversación derivaba hacía los incentivos fiscales por I+D+i, la dificultad estaba en definir a que nos referimos cuando hablamos de Investigación y Desarrollo e Innovación Tecnológica, y sobre todo en determinar si lo que estaba haciendo el cliente se podía dentro de estos conceptos:

INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

Su característica principal es la búsqueda de un conocimiento original, novedoso. Para que exista Investigación y Desarrollo, tiene que existir una mejora tecnológica o científica significativa y una novedad objetiva. Adquisición, combinación, configuración y empleo de conocimientos y técnicas ya existentes, destinados a la elaboración de productos, procesos o servicios nuevos o mejorados sustancialmente.

Ejemplo: ante el problema del Coronavirus. Se dedican recursos a la investigación y desarrollo y se consigue secuenciar el genoma, se diseña el protocolo PCR, se consiguen vacunas e incluso se utilizan medicamentos ya conocidos previamente, en la solución o cura del nuevo Virus.

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

Es la actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se consideran nuevos aquellos productos o procesos, cuyas características o aplicaciones, desde un punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad. Estamos ante una novedad subjetiva.

La innovación tiene una clara orientación al mercado. Se dirige al desarrollo de nuevas o mejores prestaciones en materiales o productos o a mejorar la eficiencia de fabricación o de las metodologías y herramientas de diseño.

Ejemplo: “Lego” ha estado cambiando los materiales de sus famosos ladrillos por plástico biodegradables a base de aceite.

Muchas empresas, en su necesidad de adaptarse al nuevo paradigma que nos ha traído esta crisis, están aplicando su creatividad, y de forma natural están desarrollando nuevos productos, nuevos procesos, o nuevas formas de hacer o relacionarse tanto con el cliente como con el entorno.

 3. Debemos de conocer más que nunca como funcionan los incentivos fiscales que operan sobre I+D+i.

Nos espera en los próximos años, una actividad frenética por adaptarnos, por reinventarnos, por innovar. El sector empresarial español tiene una gran capacidad creativa, y vemos cada vez más ejemplos de Investigación y Desarrollo o Innovación tecnológica en nuestros clientes y en las empresas en general.

El I+D+i no debe ser un territorio exclusivo de las grandes empresas y del sector público. La accesibilidad a la tecnología, y la capacidad de las Pymes de ser ágiles, están funcionando de palanca para generar un ecosistema en el que cualquier empresa independientemente de su tamaño, pueda enfocar su creatividad y capacidad de innovar en la generación de nuevos productos, procesos o simplemente adaptar las soluciones a sus necesidades.

La deducción fiscal por I+D+i en el sistema español es una de las más favorables del mundo, y si hablamos de Canarias, nos encontramos ante un instrumento de una potencia sin igual.

El marco regulatorio actual es la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades. En su Capítulo IV, el artículo 35 recoge las medidas que regulan las deducciones fiscales a la I+D+i, así como las normas sobre su aplicación en el artículo 39.

La generación de la deducción fiscal es proporcional a las actividades de I+D+i desarrolladas, y se aplica en la liquidación anual del impuesto de sociedades. No obstante, la deducción generada pero no aplicada por insuficiencia de cuota, puede aplicarse en ejercicios posteriores (18 años).

E incluso existe un supuesto de monetización de la deducción pendiente de aplicar. Sí señor, escuchan bien, se le puede solicitar a la Administración tributaria a través de la declaración del Impuesto sobre Sociedades (art.39.2) el abono de la deducción con un descuento del 20% de su importe.

Para la aplicación de este “cheque fiscal”, es necesario los siguientes requisitos:
  1. Que transcurra, al menos, un año desde la finalización del período impositivo en que se generó la deducción, sin que la misma haya sido objeto de aplicación.
  2. Que la plantilla media o, alternativamente, la plantilla media adscrita a actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica no se vea reducida desde el final del período impositivo en que se generó la deducción hasta los 24 meses siguientes a la finalización del período impositivo en cuya declaración se realice la correspondiente aplicación o la solicitud de abono.
  3. Que se destine un importe equivalente a la deducción aplicada o abonada, a gastos de investigación y desarrollo e innovación tecnológica o a inversiones en elementos del inmovilizado material o inmovilizado intangible exclusivamente afectos a dichas actividades, excluidos los inmuebles, en los 24 meses siguientes a la finalización del período impositivo en cuya declaración se realice la correspondiente aplicación o la solicitud de abono.
  4. Que la entidad haya obtenido un informe motivado sobre la calificación de la actividad como investigación y desarrollo o innovación tecnológica o un acuerdo previo de valoración de los gastos e inversiones correspondientes a dichas actividades.

La Deducción es compatible con la bonificación en la cuota de la seguridad social del personal dedicado a I+D+i, cuando estamos ante Pequeñas o Medianas Empresas y hemos obtenido la calificación de Pyme Innovadora (Registro gestionado por el Ministerio de Economía).

Sin duda estamos hablando de unos incentivos muy potentes que los empresarios deben conocer. Los desafíos que nos está dejando esta crisis, subrayan la importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación como determinantes para la reactivación económica.

Es imprescindible que todos los agentes que intervienen en la gestión de la deducción por I+D+I mantengan una unidad de criterio. Tanto las empresas certificadoras, los organismos que se encargan de emitir los Informes Motivados de los proyectos que se presentan, así como los que posteriormente pueden inspeccionarlos (Agencia Tribtaria), tienen que velar por mantener unos criterios de evaluación uniformes.

Hay empresas que no conocen todas las herramientas a las que pueden optar en materia de innovación. Es importante que las empresas planifiquen y documenten adecuadamente sus inversiones en I+D+i desde el inicio.

Quizá te interese leer nuestras publicaciones más recientes

Armando Sánchez
23 Feb 2021

Elige la categoría

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

¿Quiere estar al corriente de las novedades más relevantes para su negocio? Totalmente gratuita.

¡Te has suscrito con éxito!